Subscribe Twitter Facebook

domingo, noviembre 09, 2008

Eyes Semi Shut

La imagen fue tomada del blog "Dedos de carbón".

Han pasado al menos diez años desde aquella fatídica noche en la que fuimos mi papá y yo al cine Concresa a ver una película holandesa llamada "Karakter". Creo que nunca me perdonará haberlo "sometido a esa tortura" y siempre se asegurará de reprocharme públicamente en todas las reuniones sociales y familiares en las que salga a relucir mis gustos en cine. Yo seguiré defendiendo mi inocencia, alegando que yo no nunca había visto la película, que no sabía de qué se trataba y que la quise ver sólo porque había ganado el Oscar a Mejor Película Extranjera ese año.

Desde muy pequeño me ha fascinado el cine. Recuerdo los domingos en La Trinidad, buscando el cuerpo de entretenimiento de El Nacional y evaluando largamente la cartelera, las censuras para saber a cuáles películas podría ir y a cuáles no. Recuerdo contar los días para cumplir doce años y poder ir a ver películas censura B. La primera a la que fui fue "When a man loves a woman" con Meg Ryan y Andy García. Fui al Concresa con mi mamá y Mañe y a función de nueve, para rematar. Me sentía todo grande y maduro y, por supuesto, la película me gustó mucho. Luego recuerdo discutirla como gente grande, orgulloso de mis doce años y mi madurez.

Tuve la misma expectativa cuando iba a cumplir los dieciséis aunque la consecuencia de mi primera vez en una película censura C fue algo distinta. Rosma seguramente recuerda cuando Ana, María Esperanza, su prima y yo fuimos a ver "Carne Trémula" de Pedro Almodóvar. Ese día le dejé a Ana un mensaje en el contestador diciéndole que nos encontrábamos en el Cine Humboldt para la función de las 6 de la tarde. Rosma escuchó el mensaje y fue a ver la misma película a las 8... Quien la ha visto sabe que en verdad se ve mucha carne tremulando a diestra y siniestra durante toda la película. Sólo puedo imaginar la cara de Rosma sentada en el cine y pensando que, sólo dos horas antes, yo había llevado a su hija menor a ver eso. Menos mal que Rosma me sigue queriendo y no me quitó mi título de "Hijo putativo de la familia Márquez".

Me gustaba ver todas las películas de la cartelera, fueran de donde fueran, y cuando nos reuníamos para alquilar algo, frecuentemente me reprochaban la elección de la película. El hecho es que ayer fui a ver una argentina con la gente de la oficina. Les conté que me gustaba mucho el cine argentino porque era muy honesto y real. La película resultó siendo algo fuerte y en una de esas escena incómodas, Vera, sentada a mi lado me preguntó "Luis, ¿qué nos trajiste a ver?". Me eché a reir, acordándome de todos los episodios similares pasados. Tenía mucho tiempo que no me decían eso... ¡y ahora me lo dijeron en inglés!

Valga la oportunidad entonces para recomendarles una película (que espero no les anime a escribirme frases de reproche): "Vicky Cristina Barcelona", la nueva película de Woody Allen y pilar fundamental de mi 2008.

"María Elena used to say that only unfulfilled love can be romantic"

4 comentarios:

Carolina Zibert van Gricken dijo...

Luisito, este post me recordó las muchas veces que Gaby, Maurizio, María Paulina, Yo (y algunas víctimas al azar) alquilamos películas en el Video Color Yamín de la Trinidad y las veíamos en casa de la tía de Maurizio en Cumbres...
Ahora que lo pienso: la tía de Mauri realmente lo quiere.... porque aguantarse las noches de pelis de los amigos del sobrino!!! ;)
Espero ir de nuevo al cine y decirte "Luis, que me trajiste a ver!" :oD

Rod Landaeta dijo...

Hahaha, cómo me pude reír con tu post!... Extrañamente me sentí identificado con los mismos comentarios... En fin, mis opciones finales fueron comenzar a ir al cine solo y en el caso de encontrar "carne tremulante" (por poner algún ejemplo) pues, esa va a ser una película que no iré a ver con mis amistades.

Me recuerdo de hace muchos años haber visto una película "le ballon rouge" junto con mi madrina y me pareció una película tan buena que se me quedo grabada por siempre... Hasta que ya estando grande, sacaron una versión de "le ballon rouge" cuando el niño crece... Le dije a una amiga que fuéramos a verla y la escena comienza con el protagonista haciendo otro niño a una prostituta de parís... a los 5 o 10 minutos aproximadamente (en ese momento no sabias que la chica es una prostituta) mi amiga me dijo "no es muy sutil esta indirecta que me estas dedicando..."

Haha, otro post más para aquellos titulados "leer cuando me sienta deprimido"

Saludos.

EC dijo...

Sorry Catire!
Sabes que comparto muchos de tus criterios, pero con el trimardito de Allen te dejo solo
(no pun intended)

http://karn-evil-9.blogspot.com/2008/10/perdonenme-esa.html

Carlos Alberto dijo...

Yo no se por que a mi me pasa algo parecido. Tengo mala fama de que escojo peliculas traumatizantes.

"Dancer in the Dark" no es taaan fuerte...