Subscribe Twitter Facebook

sábado, febrero 17, 2007

Son lin fai lock del cerdo


El próximo domingo 18 de febrero celebraré, como buen chino (pilas, Gabymac), el Año Nuevo Chino. :-D (El cuento de mis orígenes chinos es largo, así que en otra oportunidad será).

Para comenzar la celebración temprano, el jueves en la noche acompañé a Leon, Verona y Richard (algunos de los chinos de AIESEC) a una celebración de Año Nuevo. Básicamente, la Chinese Student Association de Ryerson organizó el evento que constó de divertidos juegos por equipos con premios sorpresa y una cena. Contó con la presencia de unos 30 chinos y un venezolano que ni papa de mandarín o cantonés pero que sí tenía cara de que le estaban hablando en chino...

Cuando entré estaban explicando el primer juego que se iba a hacer en la noche. A pesar de que todo el mundo me miró con cara de "este no es chino", pude integrarme rápidamente (porque definitivamente, chino se es en el corazón). Nos dividieron en cuatro grupos y comenzó el primer juego que era básicamente replicar un diseño de papeles y letras y luego formar frases con letras que estaban en una caja. ¡Nuestro equipo ganó! Así que tuve la oportunidad de escoger un regalo sorpresa de una mesa: un vasito.

Luego, una merienda y posterior cena saciaron nuestros estómagos hambrientos con lo mejor de la gastronomía china: galletas, arroz, fideos, carne y vegetales.

Para el siguiente juego nos volvieron a dividir en cuatro equipos. El equipo tenía que adivinar 5 frases que nos describía otra persona que no podía hablar... todo esto por supuesto en mandarín avanzado. Yo me limité a sonreir y poner cara de que me estaban hablando en... chino... pues... ¡Y volvimos a ganar! Esta vez el regalo que escogí resultó ser una caja de caramelos masticables.

Es genial esto de conocer culturas diferentes y de poder compartir con gente nueva. ¿Y cuánto pagué? ¡Nada! ¡Nada de nada! Año Nuevo Chino debería ser todos los días: regalos y comida gratis. Por esto es que vamos a dominar el Mundo. Ya lo verán.

5 comentarios:

mpaulinay dijo...

¡Yo lo juro!, ¡no sabía nada!, lo cierto es que comencé el año chino comiéndome al cochino, el domingo en mi casa hicimos sandwich de pernil, digno de la encrucijada...pueden pasar dos cosas o me cae una maldición milenaria o...¿será que los dioses chinos aceptan excusas? fue sin querer queriendo...

Luis! dijo...

Chica, ¿cómo me haces eso? El comentario del pernilcito de La Encrucijada fue una maldad. Mándame un pedacito y le rezo a mis dioses chinos para que te excusen por el sacrilegio cometido.

Lidya dijo...

Me interesa escuchar la historia de tus orígenes chinos L!men.... espero que lo publiques pronto..

Carlos Alberto dijo...

Chang ling mon fu!

Kyong pyong lin-mao tai, hon song feng lao-hun tsu kim pyolaong!

Tse lin ho... Kyong lum pyo hong shutsu min hyung mai fu! Tsu-mai?

Gaby Mac dijo...

Feliz Año Nuevo Chino, Chino!!!
Claro que vamos a dominar el mundo, aunque deberíamos comenzar por Canadá. Ya pronto estaré por allá. Espérame pronto en Toronto :D