Subscribe Twitter Facebook

lunes, enero 14, 2008

Llegar a Toronto (tercera entrega de la serie "Venezuela encore une fois")


La ley de Murphy dice que si algo puede salir mal, saldrá mal. Esto viene directamente ligado al hecho de que hoy, tras una semana de haber llegado a Toronto, no sé dónde están mis interiores.

El viernes me dieron noticias de que mis maletas habían aparecido, estaban en Pearson e iban a ser enviadas a mi casa. Todo bien. Lo único con lo que no conté: que me llamarían en mitad de un almuerzo. El tipo no muy amablemente y dejando ver cierto venezolanismo, me dijo que iban a pasar por mi casa "en las siguientes dos horas". Yo, esperando mi comida, sentado en el restaurant, le pedí que las llevara "en dos horas" y el tipo quedó en llamarme de nuevo.

No ha llamado.

Ni hice mercado esperando la llamada, así que esta semana me sale dieta de arepa con diablitos y atún. Estoy básicamente en la misma condición en la que estaba tal día como hoy hace una semana... bueno, el baño está limpio. Lo limpié hoy. Eso es todo.

Esta semana aprendí una lección importante: no es sólo llegar lo que importa, sino llegar completo y sin dejar atrás asuntos pendientes... y que es bueno viajar con la ropa interior en el carry on.

3 comentarios:

anais dijo...

me pregunto si alguno de esos datos que borraste revelaban secretos oscuros... como que pusiste en las maletas que eras la tigresa del oriente. jejejeje
yo se que es eso... tengo un record de perder maletas. pero si las perdieron compra ropa y les cobras :P

Anita dijo...

Tienes una maleta Bass??
que tal son?

Luis! dijo...

Chica, son buenas. Me las compré hace como 3 años en Miami, 3 por $90 y ahí van.